Mariano I ‘El Breve’

Tras el empate de ‘La Roja’, el quinto puesto de Alonso, y a pesar del triunfo de Nadal, parece ser que los ánimos no están para demasiadas celebraciones. Y no es para menos, pues más allá del circo mediático y las pocas migajas del roñoso pan que nos han dejado, el ambiente sigue más bien tenso.

El Rey felicita a De Guindos, De Guindos felicita a Rajoy, Rajoy se felicita a sí mismo y éste se exilia rápidamente a Polonia a dar ejemplo de lo que todo ‘español de bien’ debe hacer durante estos días: Olvidarse de los 100.000 millones de euros y disfrutar fervientemente de los goles de la selección. Pues bien, para golazo por la escuadra el que nos acaban de colar. El ‘atraco a las siete y media’ del pasado sábado nos traslada al zénit de la miseria absoluta, aquella que venía fraguándose desde que se fijara estratégicamente el techo de déficit público en la Constitución de los Mercados. Una reforma constitucional pactada de buen gusto por el Partido Popular y por un PSOE al mando de un gobierno vendido a la Troika. El mismo partido socialista  que ahora se echa una mano a la cabeza mientras con la otra intenta sostener la bandera de la movilización edulcorada. Parece acertado recordar, en momentos como este, las palabras de Daniel Bensaïd que nos advertían de que cuando la lucha de clases desaparece en la tripa de un “estado de centro”, cuando es engullida por la medianización de la sociedad, cuando se borran las representaciones de clase, la oposición entre derecha e izquierda pierde cualquier fundamento sólido. Ya no se justifica más que por una vaga referencia a “valores” comunes a una pseudo-derecha-izquierda de centro. […]La desafiliación política se añade entonces a la desafiliación social y solamente las orientaciones radicales, las oposiciones extremas, son entonces capaces de dar sentido al antagonismo político. Este antagonismo resulta, cada vez, más evidente y, con él, un conflicto que jamás había desaparecido, la lucha de clases.

En este sentido, resulta fundamental la tarea de continuar construyendo alternativas radicales con las que convertir la indignación en hartazgo y movilización, con las que desbordar la paz de un gobierno represor que escribe al dictado de los Mercados y de la Banca. No pagaremos su deuda ni aceptaremos ningún salvavidas de aquellos que pretenden ahogarnos, seguiremos peleando por que caiga hasta el último de los responsables de una crisis y de un sistema que nos conduce hacia el abismo. Empezaremos por ti, Mariano, y caerá contigo tu gobierno.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s